Press "Enter" to skip to content

Posts published in “lectura”

Recomendaciones para leer más en menos tiempo

Leer más en menos tiempo es una técnica que te aportará grandes beneficios y con la que además obtienes mayor concentración, adquieres más cantidad de información y aprendes sin perderte nada importante. Conoce algunas recomendaciones que te convertirán en un superlector, comenzando con la lectura de este post.

Importancia de leer más rápido

Contar con la capacidad de leer diferentes tipos de textos a toda velocidad y a la vez comprender su contenido es una habilidad que puedes desarrollar y que te será realmente útil a lo largo de toda tu vida.

Con este tipo de destreza podrás disfrutar de las páginas de una novela o lo publicado en un periódico en menor tiempo, pero especialmente te será de gran utilidad cuando debas estudiar o analizar diferentes tipos de documentos.

Muchos se preguntan ¿Cuántos libros es posible leer al día? y para dar respuesta a esto te comentamos que, por ejemplo, Agatha Christie contaba con un promedio de 200 libros al año mientras que Theodore Roosevelt, quien fuera presidente de los Estados Unidos, leía hasta tres libros cuando contaba con una noche libre.

Otros lectores más osados como Harriet Klausner quien se desempeñaba como bibliotecaria de una escuela; llegó a realizar la crítica de 31.014 libros de Amazon, leyendo un promedio de seis al día.

Consejos para convertirte en un superlector

Sin importar cuál sea la finalidad para la cual deseas aprender a leer más en menos tiempo; a continuación te dejamos algunas recomendaciones para que incrementes tu velocidad y comprendas adecuadamente su contenido:

  •         Observa en primer lugar el texto por encima, identifica su estructura, párrafos, gráficos o fotografías a fin de familiarizarte con él; sin dejar de considerar detalles como título, temática y autor.
  •         Comienza la lectura evitando repetir las palabras; amenizando tu concentración con algo de música instrumental.
  •   Trata de leer por bloques; ya que no es necesario leer por completo una oración para comprenderla. El cerebro humano tiene la capacidad de llenar los vacíos, lo que aprovecharás para economizar tiempo de lectura.
  •         Marca el ritmo que sigues al leer; en cuyo caso te servirá el lapicero para medir la velocidad de tu lectura.
  •       Evita releer; solo finaliza todo el texto a pesar de que aún no lo entiendas pues con seguridad más adelante encontrarás una idea que engloba lo que se escape de tu compresión.
  •         Practica repetidas veces tomando el tiempo que empleas para la lectura de cierta cantidad de páginas; incrementando progresivamente tu capacidad lectora.

Lo importante es que cada vez que realices una lectura establezcas cuántas palabras logras leer cada minuto y busques superar tu marca poco a poco, de forma que adoptes un  hábito  que te llevará a disfrutar de la habilidad de superlector que solo se alcanza con práctica y buenas técnicas; tales como las que se indican de forma específica a continuación:

  •         Utiliza una guía de lectura o puntero para señalizar cada línea, incluso podrás hacerlo con el dedo. Mantén tu vista sobre él y evita los saltos de línea.
  •         Reduce la subvocalización, es decir, no pronuncies mentalmente lo que lees; solo deja que tu lectura fluya y veras como tu cerebro capta adecuadamente su contenido.
  •         Entrena tus ojos para desarrollar al máximo su capacidad física; ya que estas habilidades visuales fomentarán la lectura a gran velocidad.
  •         Trata de realizar ejercicios moviendo la mirada a lo largo de diferentes puntos, manteniendo su ritmo de forma constante o prueba leyendo una frase desde un punto fijo sin movilizar tus ojos.
  •         Enfoca tu capacidad lectora en tres tipos de lectura:

o   Orientativa, para repasos o análisis de los contenidos generales de un texto que te sirvan para refrescar tu memoria en cuanto al tema sobre el cual se trata.

o   Exploratoria, también identificada como diagonal; que es aquella en la que saltas de un párrafo a otro, para encontrar solo la información que sea de tu interés.

o   Desordenada, una técnica lectora con la que convertirás tus ojos en un escáner con el que buscas definir rápidamente el tema que se aborda en un texto.

Todas estas recomendaciones y técnicas deberás practicarlas a lo largo de tu lectura y observarás como rápidamente comienzas a leer a todo velocidad, sin pérdida de calidad en tu comprensión lectora.